miércoles

Roscón de Reyes 2012

Estamos en plena faena de roscones y a puntito de recibir a los Reyes Magos, jejeje y, como no podía ser de otra manera, Tara nos ha propuesto, como reto semanal del grupo "Tarareando en la cocina", de Facebook, que preparemos roscón y, este año, me he decidido por una receta diferente a la del roscón del año pasado. Hay muchas y muy buenas recetas por la red, pero me he decidido por la de Kanela y Limón y, la verdad es que, aunque la masa es algo pegajosilla, no la he trabajado mal y el resultado ha sido muy rico. Un roscón (bueno 2) suave, tierno y esponjoso, riquísimo.

Vamos con la receta:

Ingredientes:

*MASA MADRE:

- 50 gr de harina de fuerza (yo he usado de gran fuerza de la marca Santa Rita)
- 16 gr de levadura fresca de panadería (el cubito)
- 10 gr de azúcar
- 30 gr de leche tibia o a temperatura ambiente

*MASA DEL ROSCÓN:

- 3 huevos
- 70 gr de mantequilla derretida
- Ralladura de medio limón
- Ralladura de media naranja
- 2 cucharadas de esencia de azahar
- 40 gr de leche tibia o a temperatura ambiente
- 20 gr de zumo de naranja
- 80 gr de azúcar
- La masa madre
- 400 gr de harina de fuerza + 50 gr por si acaso (yo harina de gran fuerza "Santa Rita")
- 4 gr de sal

*DECORACIÓN:

- Almendra laminada
- Azúcar humedecida
- Frutas confitadas, granillo de almendra, lo que queráis.

Preparación:

Primero, tenemos que preparar la MASA MADRE: colocamos, en un recipiente, la harina con el azúcar, añadimos la levadura desmenuzada y la leche. Removemos con una cuchara hasta que se integren todos los ingredientes, no es necesario que nos quede una masa perfecta. Tapamos con film transparente o con un paño de cocina y dejamos que fermente, a temperatura ambiente, durante 1 hora. Pasado ese tiempo, la tenemos lista para usar, pero si lo preferís, la podéis guardar en la nevera hasta que vayáis a emplearla, siempre sacándola con 1 hora de antelación para que esté a temperatura ambiente.

MASA DEL ROSCÓN:

Batimos los huevos, ligeramente y añadimos las ralladuras de naranja y limón (yo le puse unas gotitas de esencia de naranja y limón y otras tantas de esencia de ron), la mantequilla derretida, la esencia de azahar, el zumo de naranja y la leche tibia, mezclamos y reservamos.

En un bol aparte, ponemos los 400 gr de harina, el azúcar y la sal, en forma de volcán haciendo un agujero en el centro donde vamos a poner la masa madre y, a medida que vamos amasando vamos añadiendo la mezcla de huevos y esencias que teníamos reservada. Yo lo fui integrando todo con ayuda de una espátula de silicona. Amasamos bien.

Si la masa os queda excesivamente pegajosa y granulosa, agregáis los 50 gr de harina extras (yo lo tuve que hacer).

Cuando la masa esté lista, la pasamos a un bol grande, previamente engrasado y la tapamos con film o con un paño y la dejamos levar (yo la dejé toda la noche). Como mínimo, tiene que doblar su volumen.

Cuando la masa haya levado, la sacamos del bol y la ponemos sobre la superficie en la que la trabajaremos, en mi caso, la encimera de la cocina, previamente engrasada (yo usé spray desmoldante que va muy bien).

Si queréis 2 roscones, como yo, dividís la masa en 2 porciones más o menos iguales. Formamos una o dos bolas, según lo que hayáis elegido, cogiendo la masa desde fuera hacia el centro y, después de darles la vuelta, las giraremos con ambas manos para que nos queden unas bolas bien formadas.

Ahora toca formar el roscón y, para ello, metemos los dedos en el centro de la bola para hacer un agujero que iremos abriendo, lo que podemos hacer o bien, colocándolo sobre la bandeja del horno, forrada con papel de hornear e irlo abriendo con cuidado o bien, levantamos la masa y la vamos girando mientras se va ensanchando el agujero por el propio peso de la masa y, luego, la colocamos en la bandeja forrada.

Hay que hacer el agujero bastante grande, pues con el levado, se cerrará. Se puede poner algo para que no se cierre, por ejemplo, un aro de emplatar o un vaso, un poco engrasado para que no se pegue.

Tapamos de nuevo, con film o un paño y dejamos levar hasta que doble su volumen. Aquí es donde yo tuve algún problemilla porque no me levó bien, cosas de la temperatura de mi casa, así que, al final, tuve que meter mis roscones en el horno precalentado a 50º C, durante 15 minutillos y quedaron perfectos.

Una vez levado, pincelamos con huevo batido y la ayuda de un pincel de silicona, con suavidad para no pincharlo y lo decoramos a nuestro gusto. Yo les puse a mis dos roscones, azúcar humedecida con unas gotas de esencia de azahar y almendra laminada porque las frutas confitadas o escarchadas no nos gustan.

Metemos en el horno, precalentado a 170º C, unos 20 minutos. Si veis que se dora demasiado, cubrirlo con papel de aluminio y vigilad que, como ya sabéis, cada horno es un mundo.


Sacar, dejar enfriar y a comer!!!!

1 comentario:

  1. Te ha quedado fabuloso, tiene un aspecto tiernecito y rico..te felicito.

    Muaks

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails